martes, 24 de febrero de 2009

Metamodelo del lenguaje (PNL) Parte 1 de 2

¿PROGRAMACIÓN NEURO LINGÜSTICA?

La PNL nació a mediados de los años 70, como resultado de la interacción de dos jóvenes muy creativos en aquella época: Richard Bandler y John Grinder. Bandler, después de estudiar informática decide graduarse en Psicología en la Universidad de Santa Cruz, en California. Grinder era profesor de lingüstica en Santa Cruz y colaboraba con Chomsky, el reputado creador de la gramática transformacional.
Ambos elaboraron un modelo para mejorar la comunicación, el cambio personal y el aprendizaje. Este modelo se ha ido desarrollando y ha ido tomando dos caminos complementarios: El primero se define como un proceso para descubrir los patrones que funcionan en cualquier área de conocimiento. Y en segundo lugar, el estudio de cómo se comunican y piensan las personas cuando lo hacen de manera excelente. Tras formar un grupo de estudio, todas estas informaciones fueron tomando cuerpo formando lo que ahora se conoce por Programación Neuro Lingüstica.

Este nombre abarcaría las tres ideas principales del modelo:
Programación: Utilizando la analogía del ordenador, se refiere a las diferentes maneras que tenemos de organizar nuestras informaciones y del modo en que estas organizaciones nos afectan en los diferentes resultados deseados.
Neuro: La presunción por parte de la PNL de que todo comportamiento es resultado de los diferentes procesos neurológicos que se ponen en funcionamiento a través de nuestro organismo. Tanto a la hora de percibir las informaciones como en su procesamiento y/o presentación a nuestro entorno. Cuerpo y mente forman un sistema inseparable, holístico.
Lingüstica: Hace referencia a toda la expresión comunicativa de la persona, tanto consigo misma como con lo que le rodea. En tanto en cuanto consideramos el organismo como un todo, debemos entender como lenguaje toda expresión fisiológica. Como dicen los expertos de la pragmática de la comunicación “no es posible no comunicar” o lo que es lo mismo “todo es comunicación”.

¿Cómo definir la PNL?

La definición oficial dada por Richard Bandler y John Grinder en sus inicios es: “La disciplina que estudia la experiencia subjetiva humana” . Eso se podría expresar de diferentes maneras, y otros autores han definido la PNL como “la capacidad de dar lo mejor de uno mismo con mayor frecuencia”, “software para el cerebro” aunque el que más nos gusta es “La aventura de la experiencia” , tal y como el propio Bandler la definió recientemente. Toda experiencia humana es PNL. Aprenderemos, a lo largo de estas sesiones a vivir experiencias, explorarlas para obtener más recursos al tiempo que acompañaremos a otras personas a hacerlo. La PNL nos ayuda como modelo a definir el Estado Actual (cómo pensamos, sentimos y actuamos y qué resultados obtenemos con ello), a considerar nuestros deseos (Qué nos gustaría en lugar de lo que tenemos) y a desplazarnos de uno hacia otro lugar . Para ello, para alcanzar el Estado Deseado contamos con tres elementos: Nosotros mismos, las otras personas (nuestro entorno) y la flexibilidad (la posibilidad de modificar lo que estamos haciendo para tener resultados mejores).

EL MAPA NO ES EL TERRITORIO

Esta frase de Alfred Korbzybski (1933) es clave y punto de partida para explicar cómo construimos nuestra visión del mundo. Él se dio cuenta de que nosotros funcionamos con representaciones internas de lo que sucede “fuera”. Creamos mapas que nos permiten representar los eventos que nos ocurren y damos por supuesto que las demás personas extraen las mismas representaciones que nosotros de los acontecimientos. Pero ¿Cómo logramos hacer eso? A través de nuestros sentidos, incorporamos en nuestra neurología infinidad de informaciones que registramos y ordenamos de alguna manera. En función de diferentes filtros, cada uno de nosotros extrae conclusiones y toma decisiones delante de los estímulos de nuestra vida cotidiana. Cada persona, hace funcionar su mente de manera idiosincrásica y como resultado de ello, construye esquemas que le permiten comprender y manejar (o no!) las diferentes situaciones de su vida. Cada persona construye dichos esquemas de modo subjetivo y por eso es posible que perciba la "realidad" de manera diferente que nosotros.
La buena comunicación se da cuando las percepciones de la realidad entre los diferentes interlocutores son lo más parecidas posible. Cuanto más semejanza entre las mencionadas percepciones haya, menos equívocos existirán. Para comunicarse bien, aprenderemos patrones que nos ayudarán a invertir la tendencia natural del ser humano a pedir que el otro nos comprenda, para ser nosotros los que aproximemos nuestro concepto de mundo a la idea de nuestro interlocutor. Es decir, presentaremos nuestras informaciones de la manera que sea más sencilla para nuestro interlocutor. La comunicación incluye la habilidad de responder eficazmente al otro. De respetar su modelo de mundo. Es como un circuito cerrado donde cada uno de los interlocutores influye al otro. Influencio al otro, y él me influencia a mí. Debemos y podemos responsabilizarnos de la parte que nos corresponde dentro de este sistema comunicacional. En cualquier interacción humana no hay como no influir. Es imposible no comunicar . Solo nos queda preguntarnos: -¿Influenciamos con integridad y respeto? -¿Está esta influencia alineada con nuestros valores y los valores de nuestro cliente?

¿Cómo funciona nuestra comunicación?

Recibimos infinidad de inputs sensoriales en cada segundo de nuestra vida. Millones de ellos. Nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso deben realizar procesos ultra rápidos para procesar las informaciones del entorno, evaluarlas y dar respuestas con sentido a los estímulos que representan esas experiencias que vivimos. Para poder manejar tan ingente cantidad de información, nuestra neurología "filtra" datos que convierte en representaciones internas. Existen diferentes tipos de filtros, aunque aquí comentaremos algunos de los más importantes.

Tipos de Filtros:

a/ Bio-fisiológicos : Aquellos que nos diferencian de las demás personas. Es decir, las diferentes calidades de visión, audición, mayor o menor sensibilidad al ambiente, etc.
b/ Culturales : La pertenencia a una determinada cultura, nos permite "observar" la realidad de una determinada manera. La cultura de cada uno actúa como una especie de "gafas" para percibir la realidad.
c/ Individuales : Cada uno de nosotros en función de nuestros aprendizajes, experiencias pasadas, valores familiares, etc. reaccionamos frente al mundo de determinada manera.
d/ Omisión : El cerebro deja de poner atención a multitud de cosas que están ocurriendo en cada experiencia, así pues, sólo tiene una percepción limitada de los eventos que suceden.
e/ Generalización : Nuestra neurología aprende rápido y tiene la tendencia a generalizar los aprendizajes, esto es, si aprendí en mi infancia que el fuego quema, no tengo que quemarme cada vez para recordarlo. Nuestro cerebro hace el trabajo por nosotros. Sin embargo, nos juega malas pasadas en otro tipo de generalizaciones. Por ej. "Todos los hombres son iguales", "¡Eres un desastre!" etc.
d/ Distorsión : Extraemos conclusiones y damos significados a lo que nos sucede de manera aleatoria. Distorsionamos aquello que percibimos en función de experiencias pasadas. Por ejemplo: "Sé lo que estás pensando!" "Lo miré y supe que no quiere saber nada de mí".
Concluímos e hipotetizamos relaciones de causa-efecto que no siempre son demostrables. Como comprobaremos, tras este "filtrado" de la información creamos representaciones internas de lo que llamamos "realidad". Creamos MAPAS que son representaciones de aquello que nos circunda. Sin embargo, ¿son nuestras representaciones exactamente la realidad? Cada persona tiene un MAPA de lo que es la realidad, y nosotros tenemos que vérnoslas con los MAPAS de los demás. Una buena pregunta es: ¿Es nuestro MAPA mejor que el del otro?

Para mas informacion:


Mail: informes@situacion-limite.org


No hay comentarios: