viernes, 10 de abril de 2009

Tiro - La “Regla de los 21 pies”.




CUCHILLO VS PISTOLA






La “Regla de los 21 pies” es ampliamente conocida entre todos aquellos que se entrenan en el tiro de autodefensa.

La regla establece que esta distancia, es la mínima para tener chances de defenderse efectivamente con un arma de fuego, ante una agresión con arma blanca, a partir de tener el arma enfundada y en condición de lista para hacer un disparo.

Esta regla es enseñada por todas las policías y agencias gubernamentales de los Estados Unidos como parte fundamental del entrenamiento con armas de fuego. La misma alerta respecto de que a una distancia menor a los 21 pies, las chances de sobrevivir a una agresion con arma blanca disminuyen senciblemente, teniendo en cuenta que los ataques pueden ser muy veloces, que aunque pudiéramos llegar a disparar, nada indica que no pudiéramos errar el tiro y que aún impactando en una zona vital del agresor, este podria igualmente llegar a herirnos como resultado de la inhercia de su movimiento.

A continuación enumeramos los datos del problema, que deberían ser conocidos por todo tirador al momento de decidir cual es la acción defensiva mas efectiva para emplear.
  • Los 21 pies representan aproximadamente 6,4 metros.
  • Una persona tarda aproximadamente 1,5 segundos en cubrir esa distancia y llegar hasta nosotros.
  • Un tirador entrenado puede desenfundar un arma de fuego y efectuar un disparo, en un tiempo de entre 1 y 1,1 segundos.
  • El segundo disparo tardaría 0,2 segundos adicionales y el tercer disparo otros 0,2 segundos adicionales.
  • El tiempo de reacción de un tirador, desde que percibe la amenaza, hasta que adopta la decisión de contraatacar, varia entre 0,16 y 0,5 segundos.
  • La única forma de incapacitar instantáneamente a un agresor, es impactarlo con un disparo en un punto vital de la cabeza.
  • Si estamos fuera de entrenamiento o tenemos el arma oculta, probablemente demoremos 0,2 segundos adicionales en efectuar el primer disparo.
Soluciones al problema.
  • Actuar tácticamente. Muévase de manera tal de poner una barrera física o algún tipo de obstáculos entre usted y el agresor, para retrasar el ataque. Esto le permitirá efectuar un mayor número de disparos antes de que el atacante pueda llegar a usted.
  • Mejorar el tiempo de reacción. Evaluar tácticamente la situación en todo momento, para detectar posibles agresores. No esperar hasta que el ataque se materialice para tomar decisiones.
  • Detectar la presencia de armas. Si pudimos establecer que el agresor potencial tiene un arma blanca y adoptamos una posición de prevención, hemos reducido los tiempos en 0,2 segundos o más. Esto solo, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Si tenemos el arma en posición baja lista, en los 1,5 segundos que tarda el atacante en recorrer los 21 pies, puedo efectuar tres o cuatro disparos.
  • Moverse lateralmente. El atacante tiende a moverse en línea recta. ¿Por qué? Porque es la forma más rápida y más directa de llegar a nosotros. Por otra parte, esa dirección le permite al atacante aumentar el poder en el ataque (Velocidad máxima en su desplazamiento y mantiene la inhercia). Para evitarlo deberemos movernos fuera de su trayectoria. Si tiene el arma en la mano derecha deberemos desplazarnos lateralmente hacia nuestra izquierda (Hacia su “lado ciego”) y viceversa. Si el agresor intenta corrige su dirección de avance, debemos seguir moviéndonos lateralmente. No debemos dejarnos atrapar por la tentación de movernos hacia atrás para ganar distancia, es la mejor opción para el atacante.
  • Ordenes verbales. Fuertes ordenes verbales, tales como: “Suelta el arma” o “Alto o disparo”, pueden tener el efecto de, al menos, distraer al atacante de su objetivo. Si no es así, ayudará a alertar y advertir a cualquier otra persona que está cerca de la zona de peligro, las que también podrán declarar a nuestro favor en el post-conflicto.
Existe otra opción, defendernos de la agresión y efectuar una técnica de desarme. Normalmente ignoramos la posibilidad de NO utilizar nuestra arma, como consecuencia de que no tenemos el entrenamiento adecuado en un sistema de defensa personal efectivo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Complimenti. Molto professionale e ben spiegato.

Angelo Viola
Lacryma Sec & Investigations
Genova (I)

Maurizio dijo...

Muy bueno pero ¿si el agresor tiene pistola y yo supongamos me estoy defendiendo en la cocina de mi hogar y agarro unas de esas cuchillas chinas cuadradas para trozar pollos ?

saludos